Icono Leathertech World
Buscar

Aprende a proteger tu coche de los efectos del sol

Una vez más con la llegada del verano, el sol luce en el cielo y las temperaturas se disparan. El escenario se vuelve perfecto para disfrutar del buen clima y hacer algún viaje en coche. Ir a la playa o la montaña suelen ser destinos idóneos para llegar con nuestro automóvil y disfrutar de un día especial. Pero la radiación solar afecta seriamente tu coche, no sólo por las elevadas temperaturas sino también debido al efecto de los rayos ultravioleta. Ellos son el principal factor de envejecimiento de diferentes componentes tanto en el interior como en el exterior del auto.

¿Cuáles son los efectos nocivos del sol en tu coche?

Los primeras partes afectadas por por la exposición prolongada al sol, obviamente serán aquellas que se encuentren en el exterior o directamente expuestas, como la pintura que pierde brillo y color e incluso puede descascarillarse. Las molduras y gomas suelen resecarse por el calor excesivo, pierden sus propiedades y agrietan. Igual los faros y pilotos aunque son plásticos también pierden brillo y color llegando a tornarse opacos.

Esto sin mencionar que todas las partes mecánicas del auto sufren de mayor desgaste, ya que trabajan por fricción generando un calentamiento considerable, su funcionamiento a temperaturas altas las somete a una presión y esfuerzo mayores. El sistema de refrigeración es de vital importancia en esta época. De igual manera el desgaste de los frenos y los neumáticos es mayor durante el verano, debido al sobre–calentamiento se pueden presentar problemas con el líquido de frenos, las pastillas, o incluso pinchazos por baja presión en los neumáticos.

post 08 sobrecalentamiento del motor del coche • Leathertech World
Los elementos en el interior del coche aunque no estén expuestos directamente también sufren por los efectos del calor y de los rayos UV. El salpicadero, el volante y la bandeja trasera ya que son las zonas en el interior del coche mas expuestas al sol, que incide más en ellas porque se sitúan tras grandes cristales que actúan como una lupa con la radiación solar. Los paneles de control y las puertas también suelen verse afectada ya que durante esta época del año la temperatura interior del coche puede incluso superar los 40°C, lo cual puede generar averías en los delicados componentes eléctricos y electrónicos. Así mismo ya en varias ocasiones te hemos dicho como el sol puede deteriorar la tapicería, especialmente en cuero ya que reseca la piel, la resquebraja y decolora.

Protege tu coche de daños causados por el sol y el calor

La mejor manera de proteger tu vehículo del sol sin duda, es evitar el contacto directo, procura aparcar en lugares cubiertos a la sombra y considera el movimiento del sol para evitar que el coche quede expuesto, sobre todo en las horas puntas del día. No es fácil conseguirlo, estacionar a la sobra de árboles puede ser una buena opción a la hora de proteger el coche y mantenerlo fresco, pero en este caso las a tener que lidiar con residuos de hojas, mugre e incluso excrementos de aves, que además pueden dañar y manchar la pintura del coche debido a su acidez.
post 08 estacionar coche a la sombra • Leathertech World

Pero no solamente debes limpiar tu coche cuando tengas un accidente de éste tipo. Durante el verano resulta muy positivo lavar el coche con agua de forma frecuente para ayudar a refrescar y reducir la temperatura; también limpiar el interior del coche como te hemos recomendado, para mantener los componentes del auto en buen estado, recuerda emplear productos indicados para ello. Después del lavado, puedes aplicar una cera protectora contra los rayos UV del sol. Evitar las horas centrales del día para el lavado, pues con la exposición a pleno sol y calor el shock de temperatura en la carrocería del coche podría llegar a ser contraproducente.

Para proteger el interior del coche del sol, es aconsejable colocar un parasol tanto en la parte delantera como en el panorámico trasero. De esta forma evitas que los rayos amplificados por los cristales impacten de manera directa contra el interior del coche; recuerda colocar la parte metalizadas hacia afuera y así reducir de forma considerable la propagación de calor en el interior. También puedes usar un protector para el volante que lo cubra completamente de manera que cuando subas al coche puedas conducir sin miedo a quemarte por su exposición al sol.

post 08 parasol trasero para el coche • Leathertech World
post 08 parasol para volante del coche • Leathertech World

Si con el uso de estos parasoles no se logra reducir lo suficiente la temperatura interior del coche, puedes antes de emprender la marcha, abrir las ventanas y puertas para que salga el calor generado en el interior, y luego activar el aire acondicionado. Resulta beneficioso activar el aire cada cierto tiempo, ya que depende del sistema de refrigeración del coche, y si no funciona de forma correcta debes acudir a tu taller de confianza, ya que podría recalentarse el motor aumentando así las probabilidades de sufrir una avería. Ten en cuenta que cuanto más haya que bajar la temperatura interior, más energía y combustible necesitarás, por eso es mejor que antes de arrancar el coche intentes enfriar el habitáculo de forma manual.

post 08 sistema de ventilación del coche • Leathertech World

Si eres un amante de la playa en esta temporada, ten cuidado con la arena y el salitre, otros dos elementos que pueden tener efectos negativos para tu coche. La arena debes eliminarla con aire a presión, o en su defecto con agua a presión sin cepillo, para así no rayar la pintura. El salitre es una capa fina de sal que se deposita sobre la carrocería y aunque parezca inofensiva tiene un efecto dañino y corrosivo para la pintura, e incluso podría llegar a oxidar la chapa.

A pesar de que se trate de los emocionantes y relajados días de verano, no olvides tus responsabilidades, es importante revisar muy bien el coche, su funcionamiento, el motor, los frenos, los neumáticos, el líquido anticongelante; más aún si vas a hacer una viaje largo. Así evitamos que algún descuido que termine arruinando la diversión.